top of page

16 autores estadounidenses y 27 libros para leer con devoción

Herman Melville (1819 -1891)


1.Bartlebly, el escribiente: (1853)

“Preferiría no hacerlo”. La frasecita insigne del protagonista de este libro sigue vigente y dando de que hablar en tertulias literarias. Un lujo de relato, cortico pero sustancioso e ideal para irrumpir y conocer el mundo de Melville. Todos podríamos ser Bartebly, el escribiente. Quienes tenemos por misión la escritura, aceptamos sin juzgar tanta negatividad representada en esa expresión; un verdadero escribiente solo vive para escribir.


2. Benito Cereno (1856)


“Vea usted: este sol radiante lo ha olvidado todo”. Las reflexiones de Benito sobre el paisaje mientras navega son inolvidables. Este libro es un buen comienzo para adentrarse en las historias del mar de Melville. El relato fue inspirado en un hecho real, que sucedió en 1805, protagonizado por el capitán estadounidense, Amasa Delano, durante uno de sus viajes a las costas del sur de Chile. A decir verdad es una extraña novela corta que vale la pena leer porque Benito Cereno expone un tema fundamental: la trata de esclavos en América.


3. Billy Budd (publicada póstumamente en 1924)

“La verdad contada de modo inflexible tendrá siempre sus lados escabrosos”. Este relato de Melville cuenta las últimas horas de un marinero llamado Billy Budd, a quien condenan porque supuestamente está planeando un motín en contra de su capitán. Billy es condenado a muerte injustamente. Aquí, el autor, expone el peligro de ser diferente.


4. Mobby Dick (1850)


“No está en ningún mapa. Los lugares verdaderso nunca lo están”. Lo anterior de Melville, fue una degustación para llegar al plato fuerte. El autor se sobró con este manjar, no en balde es su novela más importante; un libro fascinante, que puede ser leído de diferentes maneras. Para algunos, es una especie enciclopedia de todo lo que existe en el mundo marino. Para otros, puede ser un texto histórico; para los lectores aventureros -que nunca faltan- puede resultar todo un manual de cómo navegar y enfrentar las tormentas que trae en sí la vida. En la voz de Ismael, el narrador, se puede escuchar a un enamorado de la naturaleza; por muchos momentos también se convierte en un predicador, un filosofo y un soñador… En fin, hay mucho que descubrir en Moby Dick.


Nathaniel Hawthore (1804-1864)


5.La letra escarlata (1850)

¡Predica!, ¡Escribe! ¡Haz algo! ¡Haz lo que sea, excepto dejarte morir! Qué maravilla esta experiencia de conocer a Hester Prynne, una mujer valiente en todo el sentido de la palabra, que tras ser acusada y condenada por adulterio, debe llevar, visiblemente, la letra A de adúltera como accesorio principal en su vestir. Así, bajo este señalamiento debe andar de la mano de su hija, producto del pecado. La letra escarlata es considerada la obra maestra de Howthore, representa el concepto del autor a lo que él considera fanatismo y doble moral.


Walt Withman 1819-1892


6. Hojas de hierba (En 1855 fue publicado el primer original)

Si llego a mi destino ahora mismo, lo aceptaré con alegría, y si no llego hasta que transcurran diez millones de años, esperaré alegremente también. Este es un libro con los poemas más bellos jamás escritos. Withman dedicó toda su vida a escribirlos. Los estudiosos de este autor dicen que hasta el último día de su vida él estuvo trabajando en su obra. El libro sigue reeditándose y vendiendo al por mayor, pues contiene una voz eterna, que sigue celebrándose y cantándose sí misma. Sus poemas hacen honor a Dios, a su nación, a sus deseos, a la belleza, al amor, a lo sublime, en fin, a la vida en todo su esplendor.


Edgar Allan Poe 1809 – 1849


7. Cuentos completos, fue publicado en 1956,

“Años de amor han sido olvidados, en el odio de un minuto”. Esta obra de Poe consta de una recopilación de 70 relatos “sin presa mala”. Se constituyen en el principal aporte del autor a la literatura universal. En sus páginas hay de todo y para todo tipo de lectores: poesía, fantasía, terror, humor, suspenso… pero por sobre todo hay originalidad. Vale la pena destacar estos tres:“El corazón delator” un cuento en la que se narra detalladamente el crimen de un hombre que pierde la cabeza por completo, debido al tormento que le significa el ojo de un anciano. “El Gato Negro” el terror en toda su dimensión. Aquí se cuenta la vida de una pareja que vive con un gato y “La caída de la casa Usher” uno de los más importantes en la obra del autor. Se centra en la vida de los hermanos Usher, quienes sufren de una desconocida y terrible enfermedad. Un montón de cuentos para releer.


Ezra Paund (1885 -1972)


8. Cantares completos, (Algunos de estos poemas fueron escritos desde 1935)

“Cuando un hombre traiciona su palabra, no vale nada”. A este poeta, músico y ensayista norteamericano, que honra la importancia de la palabra de esta manera, se le debería dedicar todo el tiempo del mundo. Tiene una obra demasiado extensa para ser resumir en un párrafo. Fue denominado en su época como el mejor artesano de textos y se le atribuían facultades inigualables como crítico literario. Pero también, desafortunadamente, algunos de sus amigos pensaban que no era más que un loco de remate. Este último calificativo, gracias que estuvo 13 años de su vida interno en un hospital psiquiátrico. Allí, en su encierro, también escribió lo siguiente: “Sentí de pronto que tenía que cambiar de vida. Alejarme del mundo. Y me aislé. Me fui de todos, aun de mí”.


Hemingway: (1899 -1961) Premio Pulitzer (1953) y Nobel de literatura (1954)


9. Los asesinos. (1927)

“Habrá traicionado a alguien. Por eso los matan”. Llegar a Hemingway a través de sus relatos (publicados por primera vez en 1926) y sobre todo a través de este cuentazo “Los asesinos” es, descubrir otro nivel como lector; pues, encontramos otra forma de narrar a la que veníamos acostumbrados hasta aquí. Frases cortas y diálogos precisos, sin tantos alareques ni tantos adjetivos. Con Los asesinos de Hemingway, descubrimos que un libro nos lleva a descubrir más de lo que está escrito en él.


10. Las nieves de Klimanjaro (1936)

“El talento consiste en cómo vive uno la vida”. El protagonista de esta historia, Harry Street, es también un escritor, como su mismo autor. Harry está herido debido a un accidente de caza en África. Está agonizando en en un campamento ubicado del monte Kilimanjaro. En sus delirios reflexiona sobre la vida, sobre el amor, pero en especial medita acerca del trabajo creativo de un escritor. Maravilloso texto lleno de perlas para los escritores.


11. Adios a las armas (1929)

“Amarás. Sé que amarás, entonces serás feliz”. Esta texto de Hemingway es un canto antiguerrerista. La historia se produce en la Italia de la Primera Guerra Mundial. Su protagonista, Frederick, es ante todo, un heroe, pues se regala a un ejército que no es el suyo, el italiano; pues él es norteamericano de raca mandaca, como decimos por acá, con la absoluta convicción de que ninguna guerra tiene sentido. Catalogada como la mejor novela de la Primera Guerra mundial.


Jhon steinbeck 1902- 1968 (premio nobel de literatura en 1962)


12. Al este del edén (1952)

“Cuando un hombre dice que no quiere hablar de algo, suele significar generalmente que no puede pensar en nada más”.

Su propio autor la consideró su mejor novela. Es la historia de dos familias: Los Hamilton y Los Trask. Por mi parte, amé a Los Hamilton, todas sus apariciones las disfruté al máximo. Los diálogos de los Hamilton (son los abuelos y los tíos reales del autor) son auténticas perlas para atesorar. Todos los personajes dejan algo en el corazón. Me quedo con Samuel Hamilton, un padre ejemplar.


13. La perla (1945)

“La suerte, ya veis, trae malos compañeros”. Definitivamente un relato muy agradable de leer, que retrata las debilidades del ser humano, lo que somos capaces de hacer por ambición. Steinbeck hace una critica a la sociedad colonial, el abuso a los menos favorecidos, Se puede leer en una tarde, muy recomendable.


14. El ómnibus perdido (1947)

“El olor dulce de los altramuces y de la hierba alteraba el ritmo de la respiración, inducía a jadear de un modo casi sexual”.Si me preguntan de qué trata este relato no sabría qué decir. Lo que sí puedo decir es que la historia resalta el comportamiento de sus protagonistas. Cada personaje que aparece tiene un sinnúmero de caracteristicas que los hace inolvidables. En resumen, El ómnibus perdido es la vida misma encerrada en un bus que no va a ningún lado.


Jhon Dos Pasos (1896 – 1970)


15. Manhaattan Transfer (publicada en 1925)

Podéis arrancar al hombre de su país, pero no podéis arrancar el país del corazón del hombre”. El logro del autor está en hacer sentir al lector el “caos” de la ciudad de Nueva York. El libro es una notable crítica sobre el sistema capitalista en el que se basa la sociedad estadounidense. Su estilo narrativo está construido a retazos de fragmentos de las vidas de un sinnúmero de personajes, cuyo hilo conductor es la ciudad de Nueva York.


William Faulkner (1897 – 1962) Nobel en 1949


16.Una rosa para Emely (1930)

“Y así, cuando ella llegó a sus 30 años en estado de soltería, no sólo nos sentíamos contentos por ello, sino que hasta experimentamos como un sentimiento de venganza”. Un cuento para estudiarlo, analizarlo, y por qué no para memorizarlo. Hay mucha texto del que hablar en esta narración,. La historia se presenta con una serie de eventos que luego son retomados en diferentes momentos y que al final terminan unificándose en un tremendo desenlace.


17. Cuentos reunidos (1950)

El tío Willy, Ese sol al atardecer, incendiar establos… Estos fueron los relatos favoritos de la tertulia, los más comentados. Todo el imaginario condado de Yoknapatawpha, con sus negros, sus indios, los ricos, los pobres y todo ese universo Faulkneriano están en este libro de cuentos. Definitivamente, para comprender toda la obra de este autor hay que adentrarse primero en estos relatos, en sus personajes, en los temas, en las voces de cada narrador. Cada una de estas historias aquí contadas están sumergidas en los conflictos del sur de Estados Unidos.


18. El sonido y la furia (1929)

“La mejor forma de tratar a la gente, blanca o negra, es tomándola por lo que creen ser, y luego dejarlos en paz”: Qué novela, qué novela. Huy, brava, brava. La terminé, lo digo con franqueza, por el compromiso y el reto adquirido. Al final vale la pena, seguro que sí. Faulkner logra retratar de manera asombrosa el conflicto de una familia que cae en desgracia por falta de valores y responsabilidades.Cómo se pudo contar esta historia con diferentes narradores, y uno de ellos con un autismo severo? Solo Faulkner lo pudo lograr.


Jerome David Salinger (1919 – 2010)


19. El guardián entre el centeno (publicada en 1945)

“Lo que distingue al hombre insensato del sensato es que el primero ansía morir orgullosamente por una causa, mientras que el segundo aspira a vivir humildemente por ella”. Una novela eterna, que sigue y seguirá vigente por muchos motivos: en primer lugar por la fuerza con que el adolescente Holden, habla y piensa de sí mismo Segundo porque no solo es importante lo que dice sino cómo lo dice. Holden no solo revela quién es él, lo mejor es que nos revela quiénes somos nosotros, sus lectores. A su manera, nos confronta, nos hace caer en la cuenta de nuestros propios sentimientos y pensamientos. La voz de El guardián entre el centeno seguirá diciéndonos verdades en la cara mientras el mundo sea mundo.


20. Nueve cuentos (1953)

“La diferencia entre la alegría y la felicidad es que la alegría es un líquido y la felicidad un sólido”. Este libro, sin duda, es uno de los mejores libros de cuentos del siglo XX. Son nueve relatos absolutamente perfectos, escritos por un narrador experimentado, que sabe cómo es que se cuenta un cuento, o mejor aún, pensaría que tiene el secreto de cómo es que le entra el agua al coco. Maravilloso.


Arthur Miller 1915 -2005


21.La muerte de un viajante (fue estrenada en 1949)

“Creo que no es posible vivir sin ideal, ni religión ni sensación de porvenir. Los hospitales estarían llenos de locos.” Al protagonista de esta historia podríamos definirlo como un padre de familia común y corriente, con la característica que ha llegado a una edad en que le es dificil conseguir el trabajo. Miller, al parecer toma esa especie de hombre cliché para decirnos lo peligroso que es un individuo sin una buena conciencia del futuro. El autor ofrece un ábanico de temas para discutir, representados en este hombre. El adulterio, la ambición, el fracaso, la falta de valores, el orgullo, la frustración, los sueños rotos, el relevo generacional, el capitalismo, la relación entre padres e hijos…


Eugene O´Neil (1888 – 1953) Premio nobel 1936


22. Deseo bajo los olmos 1924

“Hay treinta años míos enterrados en ti…, fecundándose…, enriqueciendo tu alma… ¡He sido para ti un abono de primera, qué diablos”. Este drama está ambientado en una codiciada granja, que por su tamaño y la belleza de su paisaje tiene enfrentados a quienes la habitan. El protagonista principal de la historia, podría decirse que es la ambición de todos los que tienen que ver con esta granja. Para poder heredar estos terrenos se arma la de troya. Parecería exagerada esta historia, pero la verdad, es que “por la plata baila el perro”. O’Neill nos hace ver que en donde hay avaricia hay destrucción. Más real imposible.


Tennessee Williams (1911-1983)


23. Un tranvía llamado deseo (ganadora del Premio Pulitzer 1948)

-Bueno… De todos modos, he traído buena ropa y voy a usarla. Esperas que yo te diga que me alojaré en un hotel…, ¿verdad? Ni lo pienso. ¡Quiero estar cerca de ti, Stella! ¡Necesito estar con gente, no puedo quedarme sola! Porque, como debes haberlo notado, yo… ¡no estoy muy bien! Esta obra cuenta la trifulca que se arma en el hogar de los Kowalski, al recibir la visita de BlancheDuBois. Pues resulta que Blanche se aparece en la casa de su hermana Stella, quien está casada con un obrero de costumbres grotescas. La visita empieza a reprocharle a su hermana el modo de vida que lleva viviendo y no pierde la oportunidad para menospreciar al marido. Lo mejor de la obra son sus diálogos realistas.


Truman Capote (1924 – 1984)


24. A sangre fría (publicada 1966)

A los ricos no los ahorcan nunca. Sólo a los pobres y sin amigos. A sangre fría es una detallada crónica de una minuciosa investigación periodística de Truman Capote, con la que se inaugura el género literario: la novela de No ficción. El autor relató su propia versión del asesinato real de la familia Cutters, basándose en documentos policiales y el testimonio de los implicados. Capote con esta novela se consagró como el símbolo máximo del Nuevo Periodismo.


25. Música para camaleones (1980)

“La escritura dejó de ser divertida cuando descubrí la diferencia entre el escrito bueno y malo y, aún más aterradora, la diferencia entre éste y la verdadera arte. Y después de eso, vino el látigo”. Es un libro compuesto por una serie de relatos y conversaciones muy personales con los que Capote recorre todos los registros musicales del arte de narrar. Encontramos perfiles de grandes personajes de la historia de su época como Marilyn Monroe, que están contados a manera de vivencias y diálogos, mostrado la esencia y personalidad de la estrella del cine en su máximo esplendor. Este libro también contiene una novela corta “Ataúdes tallados a mano”, temenda historia, sobre la que también investigó sobre otros crímenes también reales, escalofriante. Un libro para releer.


Norman Mailler (1923 – 2007)


26. Los hombres duros no bailan (1984)

“Durante un tiempo hubo algo entre nosotros dos en la cama, pero esto es algo que se da por supuesto. ¿Porque otra razón puede casarse una mujer con alguien de clase social inferior?” Los tipos duros no bailan, constituye una de las cumbres de Mailer. El protagonista, un escritor fracasado, una mañana se despierta con un tremendo guayabo y sin recordar nada. Aparentemente está implicado en un asesinato, así que emprende una investigación para saber realmente lo qué pasó. El autor nos muestra sin pudor el mundo pervertido en el que se mueve este escritor. El machismo y la homosexualidad, dos de los asuntos básicos en esta obra.


Philip Roth (1933 – 2018)


27. Pastoral americana (1997) ganó el Pulitzer

“No hay razones. Ella está obligada a ser como es. Todos lo estamos. Las razones se encuentran en los libros”. Definitivamente leer a Roth es una experiencia maravillosa, sin duda, cerramos este ciclo con broche de oro. Pues la narrativa real de este autor nos conmovió hasta más no poder, contándonos lo que vivió la sociedad norteamericana en los años 60 cuando Estados Unidos invadió Vietnam. La voz del narrador, Skip Zuckerman, nos transporta a esa época a través de la historia y esencia de Seymour ‘El Sueco’ Levoc, el protagonista de esta magistral novela. El Sueco, representa el emblema del sueño americano: un hombre que busca tener éxito en todo, que desde niño se convierte en estrella del fútbol, se casa con una reina de belleza, se compra la mansión que siempre ha soñado y hace prosperar el negocio que fundó su padre. Pero todo ese ideal de vida perfecta se va abajo. La realidad no es así.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
logo chaza.png
bottom of page